Mis Rincones Favoritos

miércoles, 6 de agosto de 2014

BALANCE DE MI AVENTURA LITERARIA ( desde los intersticios de las tripas y lo profundo del cuore, por darle un toque poético)



http://www.amazon.es/Perdida-en-Viento-Beatriz-Alonso-ebook/dp/B00JRFX4E8

Llegados a este punto, ya hace la friolera de tres meses que publiqué mi primera novela, Perdida en el Viento, y quiero compartir con  honestidad y un poquito de humor la experiencia y las impresiones del asunto. Si me pongo seria, lloramos todos, y no es plan, que bastantes desgracias hay en la vida y a nuestro alrededor que nos arrancan las entrañas de pena... Aprovecho la ocasión para elevar mi grito contra las masacres que se producen en estos momentos.



Bueno, ahí vamos, ¡al lío!
Siempre he sido escritora, desde que tengo uso de razón que voy por la vida emborronando cuadernos, papelajos que luego nunca encuentras con la idea justa que necesitas y de la que no te acuerdas con un "mecagoentó" en la punta de la lengua... He sacado de una maleta vieja todo ésto y me doy cuenta de lo anárquica que era, o hablando en plata, ¡un desastre total!

Cuando no existía la bendita tecnología, usaba mi pequeña portátil, y no sé por qué razón, al compás del tac, tac, tac, que a mí me sonaba a gloria, en casa las puertas de los cuartos se cerraban, se subía el volumen de la tele,  de la música y con deliberación me ignoraban, porque la "niña" ya estaba con sus cosas de cuentos...
A veces pienso que les molestaba el ruido y como me querían no me decían nada, ("blanco y en botella...")

Siempre fui un culo inquieto, hice mucho teatro con un grupo amateur fantástico, eramos colegas de ensayos, de funciones y de sidra, porque  tras varias horas de trabajo los actores tienen sed como todo hijo de vecino...  Y con aquella gente fantástica, escribí mi primera obra de teatro, que subimos a las tablas con esfuerzo y algún atropello. "Muñecas de trapo" se titulaba la obrita; la imagen pertenece a Lisístrata, porque no sé que sucedió con aquellas fotos, seguro que están en algún baúl perdidas...
Pasada la etapa teatrera, yo seguí escribiendo a destajo, a mí me mola, me desentumece el nervio. No había manera de que nadie te leyera, como mucho tu prima y algún periódico local que te publicaba un relato de casualidad y porque te habías gastado los sellos y el sobre en enviarlo... ( ¡SÍ, el look de los 90 era tal cual, os aseguro que he mejorado mi peinado...)
Era una especie de palmadita en la espalda de "arre bonita", y claro a esa edad te creces y tiras pa'lante.

Toda mi vida he sido una romántica, de las de suspiros y "ays" al leer una novela de esas que te calan, y como no, muy peliculera, de hecho si estás en este blog ya lo has podido comprobar en tus carnes y en tus ojos. El tema epoquero me tira mucho, más que una calesa de seis caballos sin importarme que la sombrilla se me de la vuelta del revés, porque seamos sinceros, no es la temática  más actual en los cines o en las librerías, en las que un buen vampiro, buenorro y malote, sexy y de ojazos sombríos vende millones, ( mi admiración y respeto, ¡siempre! con el trabajo de otros autores)

Pero donde esté un "Milady" bien dicho, con una genuflexión o un toque de sombrero con su inclinación de tiesta... a mi se me caen las enaguas a plomo, qué le voy a hacer, he salido así de rarita...

Llegaron las hijas, dos mejor que una, (sarcasm? que diría Sheldon Cooper) y tienes, debes, necesitas aparcar tus inquietudes por un tiempo, porque al contrario que muchos de tus personajes, tú no tienes institutrices que les limpien el culo o les ayuden a estudiar o se pasen las noches en vela preguntándose qué le pasa a la criaturita que no deja de llorar.
 Gracias a los dioses, esa etapa turbulenta ha pasado, han crecido y se me pone una sonrisa tontaca en el rostro cuando las veo tan bonicas y lozanas, ahora dentro de unos años echarán a volar y yo las habré ayudado a emprender ese viaje.

Con la experiencia y la madurez que te da la propia vida,  he retomado  hace unos años  mi "carrerón"de escritora, con paciencia, sin prisas, sentada  delante de un ordenador sin saber apenas cómo funcionaba, si me preguntaban aquello de ¿cómo es? yo les decía lo que muchos de vosotros habréis sin duda contestado: Uno negro... y el que se ría y diga que no... ¡miente!


Bendita tecnología que nos ha puesto a rodar por el espacio ese virtual! Ya sé que me voy del tema pero me emociono y no puedo frenar. A lo que iba...y llegaron los concursos literarios. Suena serio, pero acabas tan decepcionada de las maniobras orquestales en las oscuridad de un cuarto con cuatro jueces que se venden por un plato de nabos, te vas enterando por los que saben más que tú, de que una gran parte de los mismos están tan amañados que si te presentas es porque estás en Babia, y ahí andaba yo en los últimos tiempos...
También hay que reconocer la limpieza de certámenes  que son claros y cristalinos, pero se cuentan con los dedos de las manos.
Ya lo dijo Larra; "Escribir en España es llorar"
De todos modos luché por mi sueño y algo, no mucho conseguí: premios modestos, llegar a semi-finales como los equipos de fútbol, algunas publicaciones bonitas, y el placer de verte entre las páginas impresas de un libro era la mejor de las recompensas que podía esperar.

Así que animada por el instinto y las ganas de dar un paso más, llegué a la conclusión de compartir  aquella novela que perfilaba desde hacía tiempo, y así nació la aventura amazónica, que no es lo mismo que la selva de dicho nombre, pero parecida, en una ciudad de los USA. CreateSpace y Kindle, me ofrecían la oportunidad que las editoriales convencionales jamás darán a una desconocida a menos que les llames y les cuentes que en tu libro cuentas (y perdonad la redundancia) que te has acostado con filipo de pascual o mengano de parla, ya me entendéis...

Yo, en la red, con mi novelica romántica.  Un sueño cumplido y tan feliz como la cabra aquella del violín...
Gracias a los amigos que habéis hecho funcionar el boca a boca, a los foros que me recibieron con los brazos abiertos, dándome ánimos para seguir con mis temas, a la familia que me apoyó en todo momento, y a los que leyeron la historia de Sue y el Capitán  Bilcock sin prejuicios por ser de una autora desconocida...

A los que se la llevaron  a Estambul...

A Ribadeo...


A Cantabria...
(Y a muchos más lugares de vacaciones, con la alegría de saber que a veces ha servido para pasar un rato entretenido, así me lo han dicho por privado muchos de los lectores. ¡Qué más puedo pedir! ... nada en absoluto.) 

 A todos aquellos que por unos días la colocaron entre las más populares
Hoy no la busquéis porque ha desaparecido entre los miles de títulos que se van quedando atrás, me han dicho que yo soy la responsable, que he de cuidarla y mimarla, promocionarla y venderla como si no hubiera un mañana, pero soy un poco reacia a dar mucho la brasa, me corta, la timidez me puede, y lo voy dejando para otro día... Quizás os esté soltando este peazo de rollo sin ton ni son con el fin de evitar invitaros a leerme. 
A la librería de mi pueblo, por su amabilidad y ese trocito de su casa que me cedieron, para exhibirme con el letrero que ellos mismos escribieron... 

A mi querido foro Historias de Época, en el que abrieron una pagina para contarle a todo el mundo la noticia de que Beatriz había escrito su primera novela, haciendo que me sintiera valorada y sobre todo querida.
No he de olvidar el entusiasmo de los que me escribieron las primeras reseñas, con objetividad y sin paños calientes.


A mis amigas artistas que le pusieron cara al capitán con su talento. (En la entrada anterior podéis apreciar el maromismo viril que quita el hipo de este hombre... soy bruta, lo sé)




EL cutre-trailer  aquí lo dejo, ya que está aprovecho... aunque lo de editar vídeos nunca se me ha dado bien, dura poco, es un consuelo...

Al final de esta charanga, me pregunto si es la vía, el método, la forma correcta de hablar de mi novela, seguro que no, pero me sale así, desde lo profundo de las tripas y con el corazón. La mente la tengo en mi nueva obra, (otra sí, amenazo...) así que disculpadme si no soy la relaciones públicas que debiera. Es un defecto como otro cualquiera, estoy segura y convencida, mientras persigo mi sueño...
¡Gracias por leerme y aguantar mis casos y cosas!
Os invito a compartir si queréis echarme un cable con el temita, ( ah, ya se me olvidaba, que no os había dicho que hasta tengo pagina de autora en facebook, dadle al click porfaplis!) y sino ya nos leemos como siempre por aquí y por allá...sin compromiso, que bastante brasa os he dado por hoy.
Y mi deseo para todos: que siempre os den besos, apasionados, de los de novela...












Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...