Mis Rincones Favoritos

viernes, 23 de noviembre de 2012

De compras en The Paradise

Abre sus puertas el Paraíso y nos adentramos en un mundo diseñado para encandilar a las damas, repleto de sueños aunque sean de "confección" y no elaborados por la mano experta del sastre de toda la vida, nos dejamos engatusar por esta serie bellísima  e imprescindible, basada en la obra de Zola, pero muy lejos de parecerse en nada a la misma...dejando a un lado el argumento que creo, casi todo el mundo conoce, me he centrado en los pequeños detalles de lo que allí, en El Paraíso podríamos hallar si viajáramos en el tiempo, caprichosas y con el monedero repleto...


¡Sombreros para lo caballeros: Fedoras, bombines, gorras, pork pie, de copa, cualquier tipo puedes hallar en la sección dedicada a este imprescindible accesorio en cualquier época.

Los escaparates son el imán que atrae nuestras miradas, en ellos han de colocarse con precisión y armonía los mejores productos y todos picaremos el anzuelo, es un reclamo absoluto y sentimos la necesidad de adentrarnos en ese mundo de ensueño en el que nos aguardan los más variopintos objetos de deseo...

Una vez traspasado el umbral del Paraíso, ¡ya no hay escapatoria posible!, el asombro ante la disposición de tantas maravillas nos deja ojipláticos, las ricas porcelanas brillan, pulidas a diario con delicadeza y nos ciegan con sus brillos...

En el centro, expandiendo el olor a lavanda, el expositor de jabones y perfumes, ungüentos y pomadas para el cabello, provee a la estancia de una mixtura de aromas exóticos y atrayentes... 

Tafetán, seda, muselina, gasas, tules, linos, encajes y bordados, todos dispuestos, para ser exhibidos en alineadas y coloridas estanterías que no dejarán indiferente ni a la más férrea y disciplinada voluntad ahorradora...

Los productos  para el aseo de los caballeros, brochas de afeitar, frascos de linimentos, colonias, enjuagues, están bien visibles para que a las damas no se les olviden las necesidades de sus esposos,  a la altura de los ojos por si alguna despistada no consiguiera recordar a lo que había acudido en primer término... 

Porque en el Paraíso hay demasiadas tentaciones que nos pueden hacer perder la cabeza, la gran variedad de adornos, plumas, collares, camafeos, son demasiado tentadores, agrupadas en largos hilos, las perlas de colores nos pueden hacer perder la calma...

Hasta una sencilla cinta para el pelo parece un artículo de lujo si está bien ubicada e iluminada por relucientes candelabros de cristal que iluminan el entorno por doquier...

El envoltorio es importante, ahí tenemos los rollos de papel de regalo, rodeados de carteles aconsejando el uso o la compra de diversos artículos, imprescindibles son los probadores de fragancias y espejos de mano que han de ser abundantes y estar distribuidos por cada sección del local...

Los abanicos más exóticos, para uso personal o coleccionar, colgados en las paredes, dentro y fuera del ámbito comercial, ¡son una maravilla!, ya sean de plumas, marfil, nácar, carey o ribeteados por lentejuelas, reversibles o de olor fabricados con varillas perfumadas, serán nuestra perdición...

Para las señoras¡de todo!, desde vestidos elegantes hasta los más recargados sombreritos de tarde, sombrillas y paraguas, guantes de encaje y corsés, pasando por la más fina y también atrevida lencería...

¡Tiramos la casa por la ventana!, el botones apenas puede ver por dónde camina con el "equipaje" que nos llevamos, contentas y satisfechas, con ganas de volver, porque la buena noticia es que habrá segunda temporada de la serie, y aunque no me he referido a ella y solamente me he centrado en los detalles del atrezzo, estoy deseando volver a esta preciosidad de tienda, para que el señor Moray nos reciba con su cálida sonrisa ;)

En esta foto podemos ver al dueño del pequeño imperio, atractivo y seductor, visionario y pionero en la aventura del comercio cuya intención es crecer y expandirse a costa incluso de su propia felicidad personal...
(Si os fijáis, las estanterías del fondo son completamente simétricas, sobre todo en el contenido, lo observo como anécdota, no sé si ha sido deliberado o un pequeño ajuste de presupuesto).. sea como fuere, yo ¡me apunto para ir de shopping al Paraíso! 

Porque serás atendida por el más diligente pelotón de dependientas que no se privará de hacerte la pelota (valga la redundancia) y ¡te sentirás como una reina! ;)



6 comentarios:

  1. Ya quisiera tener el capital para "visitar" esa tienda!

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué gran serie! Me ha encantado tu post, Beth :)

    ResponderEliminar
  3. No la conozco y me encantaría verla debe ser un placer para la vista
    Besos

    ResponderEliminar
  4. No he visto esta serie pero cuando tenga más tiempo libre la veré. Me has animado a verla, Beth.

    ResponderEliminar
  5. aichsss entre tú y Magrat me estáis encandilando con esta serie sin haberla visto aún. A ver si la encuentro para descargar porque tengo el convencimiento de que me va a encantar!!

    Precioso post, lady Beth ^__^

    Un besito muy grande y feliz noche!

    ResponderEliminar
  6. Hola hermosa,qué maravilla de entrada nos elaboraste para presentar una nueva y deliciosa serie, no la conocía realmente.
    Si hay algo que siempre me atrajo del mundo de época y que me hace soñar despierta siempre es esa deliciosa feminidad, esa delicadeza de tantos accesorios, telas, cintas y miles de pequeñas cositas que hacían al atuendo de las damas.
    Aunque sea cómodo ponerse una camiseta, un jean y unas zapatillas reconozco que sería precioso pasarse horas en nuestro arreglo personal, peinándonos y preparándonos para una mañana en el campo, un té de señoras o un fastuoso baile.
    Realmente es el paraíso.
    Gracias por hacerme soñar!
    Jazmín.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...