Mis Rincones Favoritos

martes, 15 de octubre de 2013

¿Qué fue de...?

Me tomo muchas licencias, ¡muchas! y sin pretender nada más que pasar el rato, me he parado a imaginar el destino de  algunos personajes "nuestros", estoy casi segura que más de uno ha debido de ser mencionado en la infinidad de "novelas-secuelas-precuelas" que de un tiempo a esta parte han surgido por doquier, confieso que no he leído ninguna ( aún) y cualquier parecido o acercamiento a alguna de sus características o línea argumental es pura casualidad...

Hablo de este género de  novelas, apreciadas por muchos y vapuleadas por otros, yo no puedo opinar por lo que ya he confesado: no las he leído.




Y el primer personaje que se me viene a la mente es...


ADELE VARENS ( Jane Eyre - Charlotte Brontë)C
En la novela no nos queda claro si es hija de Mr. Rochester, todo indica que sí, pero siempre nos quedará esa incógnita... Ella, la francesita extravagante de raices pecaminosas, finaliza  su educación estrictamente inglesa en distintos colegios, para retornar a la casa, donde será feliz en compañía del matrimonio Rochester y sus vástagos. Pero, ¿qué fue de ella?:  Bien, tras cumplir la mayoría de edad, Adèle, necesita hallar sus orígenes, conocer a su madre, saber el porqué de su abandono y le pide a Edward Rochester permiso para realizar un  largo e infructuoso viaje  a Francia. Vencida la negativa inicial, parte en compañía de su querida niñera que, a pesar de los años transcurridos en Inglaterra sigue anhelando su tierra natal. Ambas se sienten eufóricas por la aventura que van a iniciar. Francia es un país de costumbres distendidas, en constante ebullición. No hallará a su madre, pero conocerá a un joven pianista en una de sus salidas a la ópera. El artista pronto reconoce el talento oculto de la joven, talento que ha ido perfeccionando a escondidas, practicando en lugares solitarios donde nadie pueda mofarse de ella: Adèle canta como los angeles, su timbre de voz melódico y dulce suple con creces su  falta de belleza al uso.

Atrás queda la niña de gustos extravagantes, su refinamiento se acentúa a la par que su madurez, ya no es una vulgar huérfana al amparo de su adorado Mr. Rochester, se ha convertido en una auténtica señorita, que toma lecciones de música y canto sin sentir vergüenza (¡tó se pierde con el tiempo!). El amor surge entre maestro y alumna.
El ha sucumbido a su tímido y floreciente encanto, se arrodilla y le ofrece su mano en matrimonio. Por supuesto, ella accede a casarse ( si se le ponen a tiro, ¡como para no aceptar!). Ambos pasarán el resto de su vida juntos, ( a veces aburridos, a veces de subidón) y  viajan por los más importantes auditorios de Europa y de vez en cuando visitan a los Rochester, que viven felices comiendo perdices...


MARY BENETT ( Orgullo y Prejuicio)
La pobre Mary, siempre a la sombra de sus hermanas, intentando destacar con un talento que no posee, se refugia en la lectura y en sus infumables conciertos de piano, hasta que un buen día, habiendo olvidado al señor Collins, por el que realmente se sentía atraída, decide dar un giro a su vida:  Se suelta los prietos rizos que siempre han estado pegados a su cráneo y observa con asombro que no es tan "simple", su naturaleza la impulsa a viajar a las colonias e impartir clases a los hijos de los hacendados y allí se enamorará de un oriundo, cuyo mestizaje pondrá el grito en el cielo de la señora Benett, pero nada le importa a Mary, cuando pasea por los campos de café y algodón con su amado....


WILLIAM PRICE  ( Mansfield Park)
Cansado de ser guardiamarina real, se dejó crecer la melena  y con cuatro colegas botó un paquebote para piratear los mares del sur, de vez en cuando viaja en el tiempo aconsejado por Amanda y me hace una visita de esas ""Lost in...", es majo, pero se ve que las fuerzas del mal le tiran más allá de lo permitido y últimamente le veo los colmillos demasido afilados...(¡Bendito sea!)



Bueno y como ésto es un despropósito y me vais a mandar al chinflo, lo dejo aquí, si queréis podéis seguir el juego y contarme cosillas de aquellos personajes que se quedaron al "The End" sin pena ni gloria...que la imaginación es libre y vuela sin tregua... ;)


                         ( ¡Un besico desde la habitación alcochada!)



10 comentarios:

  1. Ahí va mi "licencia" a lo Jane Fairfaz...

    ¡Vaya papeleta! Me casó con Frank Churchill que encima no me hizo ni el más mínimo caso mientras tonteaba con Emma... Tendría que haberle dado calabazas cuando pude…
    Para colmo de males, se me ha hecho amigo del Sr. George Wickham, un vividor que ha regresado a Devonshire después de sus fallidas aventuras en Netherfield, y a pesar de mi extraordinario domino, conocimiento y talento de la música, me toca quedarme en casa esperando a que mi “maridito” regrese de sus juergas…¡Ahí es nada!
    Al final, creo que me montaré un grupo de cámara para recorrer las casas más adineradas a ver si consigo unas libras para irme de crucero y dejar a mi esposo de Rodríguez mientras yo me hago unos masajes para poder retornar a la insípida rutina y ver su careto todos los días al despertarme con olor tabaco y alcohol, antes de que yo también me dé a la bebida.


    Mucho mejores tus dotes de escritora que las mías, je, je...¡A ver si te gusta!

    ResponderEliminar
  2. Pues qué estupendamente me has seguido la corriente en esta pequeña locura! bravo Noe, me ha encantado el vapuleo que le has dado a Churchill y a Wickham... jajajaj! , me apunto, by the way, al crucero, ¡vamos que si me apunto! , un besazo guapa!

    ResponderEliminar
  3. Un juego encantador!! Lo cierto es que son muchos los personajes que nunca sabemos qué fue de ellos y que nos han gustado mucho. Felicidades por este ejercicio, he disfrutado mucho.

    Un besazo!
    Ana.

    ResponderEliminar
  4. Gracias Ana, ojalá pudiéramos espiar las mentes de esos escritores y saber en que recodo se guardaron tantos y tantos personajes...
    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias Beth
    Pasear por tu blog siempre es para mí un maravilloso placer y recibir tus visitas me hace mucha ilusión
    Un Beso

    ResponderEliminar
  6. ¿Cómo puedes pensar que te voy a enviar al chinflo con el estupendo estudio que realizas de estas novelas tan...especiales? Querida Beth, tu artículo posee la gracia de la espontaneidad, la soltura de una narrativa cercana a la protagonista y al lector, la picaresca de una lectora inteligente. Me ha encantado conocer, desde tu punto de vista, esta relación escritor/personaje/lector. Creo que es muy importante interpretar estre trío. Se hace cada día más imprescindible un análisis como el tuyo de las obras que poseen características especiales. Excelente publicación.

    Un fuerte abrazo, querida Beth.

    ResponderEliminar
  7. Muy a menudo me pasa, en especial con personajes a los que se les ha tomado cariño, que me imagino el "después" de sus vidas, Muy imaginativas tus teorías.
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Hola Beth, es una hermosa sugerencia imaginar cómo hubiesen continuado las vidas de algunos personajes de novela. Lo has hecho genial (ahora me han dado ganas de releer J.Eyre) Un beso.

    ResponderEliminar
  9. Así es, muchas veces yo también lo he pensado, siempre pensé que Mary Benett se tendría que haber casado con su primo el señor Collins, así habrían resuelto el tema de la herencia de la casa.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...